Procesadores de 6nm, ¿dónde está la diferencia?

Cuando te encuentras en el proceso de comprar un nuevo smartphone seguramente has notado que en las especificaciones del dispositivo existen parámetros técnicos que seguramente pasas de largo, cuestiones como los Ghz o Mhz de las memorias o procesadores, la velocidad del reloj, la frecuencia de las antenas o incluso los nanómetros (nm) del procesador.

Y es precisamente del procesador que hablaremos el día de hoy, pues gracias a la tecnología de fabricación han alcanzado tamaños de 7 nanómetros, esto quiere decir que tiene capacidad para un número mayor de transistores que permiten ejecutar muchas más tareas. Este tamaño ha sido estándar hasta hace unos meses, ya que la tecnología ha permitido producir los primeros procesadores de 6 nanómetros. Pero ¿qué significa esto y qué impacto tiene en el rendimiento de tu smartphone?

Sobre el papel, la reducción de 1 nm en el diseño de un chip podría no parecer mucho. Sin embargo, algo que podría sorprenderte es que no hay solamente un transistor en un procesador. Puede haber hasta 30 mil millones de ellos en un procesador de computadora y hasta 8 mil millones en un procesador para dispositivo móvil. Cuando se toma en cuenta ese nanómetro ahorrado por transistor, el cambio se traduce en miles de millones de ellos, con este mínimo espacio ganado se obtienen entre 1,5 y 2 veces mayor cantidad de ellos. Se puede pasar de tener un procesador con 8 mil millones de transistores en una arquitectura de 7 nanómetros a 11.8 mil millones de ellos bajo una estructura de 6 nm.

Ahora, ¿cuáles son los cambios reales detrás de las mejoras en 6nm sobre 7nm? Te las decimos a continuación:

Cuando se reduce el tamaño del transistor, el consumo de energía disminuye, esto se traduce en baterías que tienen una duración mayor.

El elemento más obvio es que el procesador en general se vuelve más eficiente al tener más transistores que le ayudan a realizar cálculos más rápidos y por lo tanto se habilitan trabajos de carga pesada como la ejecución de multitareas, gaming, entre otras.

Un tamaño más reducido de los transistores individuales significa que se puede colocar más de ellos en un chip del mismo tamaño.

La utilización del espacio es extremadamente esencial en un dispositivo compacto como un teléfono, por lo tanto, el rendimiento y la duración de la batería aumentan sin perder espacio para ese rendimiento adicional.

Un ejemplo de procesadores de 6nm es la familia Dimensity de MediaTek, procesadores que cubren las gamas media y alta y cuyo desempeño los hace los chips perfectos para la siguiente generación de smartphones impulsados por redes 5G. Desde el Dimensity 700 que está diseñado para teléfonos de gama media y que les permite entre otras funciones, contar con inteligencia artificial, mayor duración de batería, pantallas con resoluciones y tasas de refresco ideales para gaming y por supuesto 5G, hasta el recién anunciado Dimensity 900, el procesador que seguramente verás en los teléfonos de gama alta de finales de año.

El chipset Dimensity 900, admite además conectividad Wi-Fi 6, pantallas ultrarrápidas FHD a 120Hz y una cámara principal de hasta 108MP para una experiencia increíble en todos los sentidos.

“Dimensity 900 ofrece un conjunto de mejoras visuales de conectividad, pantalla y 4K HDR a los teléfonos inteligentes 5G de alto nivel y brinda a las marcas una gran flexibilidad de diseño para sus carteras 5G”, dijo el Dr. JC Hsu, vicepresidente corporativo y gerente general de la unidad comercial de comunicaciones inalámbricas de MediaTek. “El soporte del chipset para 5G y Wi-Fi 6 garantiza que los usuarios aprovechen al máximo sus dispositivos con una conectividad súper rápida y confiable”.

El chipset Dimensity 900 está integrado con un módem 5G a 6GHz con soporte para ancho de banda de hasta 120MHz. El chipset está equipado con un CPU de ocho núcleos que consta de dos procesadores Arm Cortex-A78 con una velocidad de reloj de hasta 2.4GHz y seis núcleos Arm Cortex-A55 que operan a hasta 2GHz. Dimensity 900 admite la memoria LPDDR5 que es el tope de gama actualmente, así como almacenamiento UFS 3.1, y puede adaptarse a una frecuencia de actualización de pantalla de 120 Hz, lo que brinda excelentes mejoras de rendimiento y una experiencia perfecta para los dispositivos móviles 5G.

El chipset también integra una unidad de procesamiento de gráficos (GPU) Arm Mali-G68 MC4, junto con una unidad de procesamiento de inteligencia artificial (AI) independiente (APU) que ofrece una eficiencia energética óptima para una mayor duración de la batería. La tercera generación de la unidad de procesamiento de inteligencia artificial de MediaTek es extremadamente eficiente en el consumo de energía para admitir una amplia variedad de aplicaciones de inteligencia artificial y resolución HDR en 4K.

Como puedes darte cuenta, la diferencia que hace un nanómetro en el procesador significa abrir la puerta a una nueva generación de funciones, características y tecnologías para tu smartphone.

geek-a-hertz